Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

20 de julio de 2017

Este jueves un relato: MI MIEDO Y YO.

Si retorno por los senderos de la memoria hacia mi pasado más remoto, a mis años infantiles, vuelvo a rememorar con nitidez personajes que ahora, desde mi condición de adulto, casi viejo, se me antojan grotescos, burdos, personajes de opereta o de sainete cómico, que aterrorizaron mis dias y mis sueños nocturnos. El hombre del saco, las brujas, el sacamantecas, apariciones fantasmales, sombras inquietantes, elementos todos ellos, fruto de la mente calenturienta de unos adultos, con ideas kafkianas sobre educación, responsables directos de muchos traumas infantiles.

Afortunadamente, Mis miedos actuales en su mayoría, son miedos domésticos, de andar por casa, sin mordiente, nulos en su capacidad de aterrorizar, casi entrañables, incapaces de alterar mi estado de ánimo, provocando, en el peor de los casos, una ligera inquietud.

Digo en su mayoría, porque como humano que soy, no puedo sustraerme al influjo de esa emoción, el miedo, que está presente en mayor o menor medida en todos nosotros.

Dos son, fundamentalmente, los miedos que me inquietan sobremanera. Son miedos que conciernen al mañana. Por un lado, miedo a que la vida, sus circunstancias y mi incapacidad de sobreponerme a ellas, minimicen o anulen mi capacidad de amar, miedo a que se vaya endureciendo, formando costra, ese rinconcito de mi alma donde tienen cabida sentimientos como la solidaridad con mis semejantes, mi rebelión contra las injusticias, mi deseo de ayudar siempre, de ser útil. Miedo a dejar de ser, en esencia, un hombre bueno.

Mi otro miedo, no menor pues me aterra, es la posibilidad de perder la capacidad cognitiva, la capacidad reflexiva, que la acción del tiempo acabe difuminando mi memoria hasta el punto de convertir, por ejemplo, a mis hijos en mis padres o en unos perfectos desconocidos. No me da miedo el deterioro físico, pero sí me da miedo, mucho miedo, perder el mayor de los dones que nos ha concedido la madre Naturaleza, el don de pensar, de razonar, de recordar, de comunicarnos.

Relación de participantes convocatoria día 20/07/2017





Van llegando los primeros participantes en este jueves literario en el que escribimos sobre nuestros miedos. Iré dejando constancia de su participación en riguroso orden de llegada.
Insistir nuevamente en que, si alguno de vosotros observais la participación de un compañero que no me lo haya comunicado, os ruego me lo hagais saber para enlazarlo igualmente. De momento, son los siguientes:

01.- Fabián Madrid
02.- Inma Blanco
03.- Piksi
04.- Campirela
05.- Ame
06.- Yessy Kan
07.- Montserrat Sala
08.- Mar
09.- Carmen Andujar
10.- Pepe (mismamente, yo)
11.- Tracy
12.- San
13.- Dafne Sinedie
14.- Rosa Desastre
15.- Charo
16.- Neogéminis
17.- Roxana

16 de julio de 2017

Este jueves un relato: MI MIEDO Y YO


Esta semana os convoco a escribir sobre una emoción que a todos nos invade en algún momento de nuestra vida, una emoción que constituye un mecanismo de defensa, que nos pone en alerta.

Unas veces esa alerta está justificada porque nos prepara para huir u ocultarnos de un peligro real, otras no deja de ser un reflejo de nuestras debilidades, de nuestras inseguridades. Estoy refiriéndome al MIEDO, a los miedos que todos padecemos ante multitud de situaciones distintas.

No quiero exponer para vosotros un catálogo de miedos porque es tan amplio y extenso como amplias y extensas son las situaciones a las que se enfrenta el ser humano susceptibles de ser fuente de miedos. Eso lo dejo a vuestra imaginación, a vuestras experiencias vitales, a vuestra habilidad para dibujar esas situaciones y darles forma de relato.

Os espero en mi rincón desde el jueves a las cero horas y hasta el viernes a las doce de la noche.  Las normas a las que todos debemos atenernos, vosotros como participantes y yo como conductor, están reflejadas en Recomendaciones para participantes en los jueves literarios.




19 de mayo de 2017

Este jueves un relato: MI RELACION CON EL MAR


En esta semana en que algunos de nuestros compañeros tienen la fortuna de reunirse en el VIII encuentro juevero, en la ciudad de Barcelona, teniendo como anfitrionas a nuestras queridas amigas Carmen y Montserrat, he querido sumarme a la propuesta que allí desarrollarán bajo el lema de MI RELACION CON EL MAR. Mi corazón ha viajado hasta allí, aunque yo en esta ocasión no he podido hacerlo. Aporto dos poemillas inspirados en ese Mediterráneo que baña las costas de esa maravillosa ciudad que ahora les acoge. Espero que sean de vuestro agrado.

EL COLOR DEL MAR

Tu tienes mar el color,
de los ojos que te miran.
Mil colores tienes, mar,
pues los ojos que te miran
nunca te verán igual.


MARE NOSTRUM

Mar interior, Mar Nuestro, mar amado,
mar de suaves  mareas, mar en calma,
mar por héroes y dioses navegado,
mar de cálidas aguas, mar con alma.

Mar que habitas mi ser y que lo llenas
de tu luz, de tu sal, de tu hermosura,
mar que arrullas mis sueños con ternura,
mientras amante besas mis arenas.

Atardeceres rojos cada día.
Serena como tú, sin temporales,
se refugia mi nave en tu bahía.

Mansas tus olas. Mi alma serenada
escucha sus sonidos celestiales,
sintiendo al fin, mi casa, sosegada. 

Más acercamientos al mar, a cualquier mar, los podeis encontrar en casa de nuestra amiga Encarni

5 de mayo de 2017

Este jueves un relato: "EL ESCENARIO ES SUYO"

AMANECER

Borda el sol, rayando el día,
con filigrana dorada,
las aristas de las sierras,
los barrancos y quebradas.

Recupera el corazón aletargado
del bosque, su latido,
lubrica el rocio, de húmedo
amor, la fresca hierba. 

Puntas de flecha, pasan las aves
desperezando el vuelo,
malva de sol y nubes,  
  los caminos del cielo. 

Lentamente la noche se retira.
 Brillante claridad,  blanco corcel,
retorna luminosa la mañana.
Comienza un nuevo día.
 
Lago sereno,
bajo tu superficie
fluye la vida.
 
 
Más aportaciones sobre imágenes propuestas, en casa de nuestra amiga Roxana

21 de abril de 2017

Este jueves un relato: UN RELATO CON FECHA


Retrocedo en el tiempo, echo la mirada atrás y son muchas las fechas importantes sobre las que podría escribir largo y tendido. Algunas me sumergen en la tristeza cuando pienso en ellas, razón por la cual procuro no hacerlo, aunque no siempre lo consigo. Otras, por el contrario, son fechas cuyo recuerdo me satisface y reconforta, fechas en las que la felicidad fué la protagonista absoluta de sus horas.

De estas fechas en que la felicidad me embargaba, sólo una de ellas marcó nítidamente un antes y un después, línea divisoria entre mi vida anterior y la que sobrevino tras ella , aportándome un bienestar que se ha perpetuado hasta el momento actual y que confío en que me acompañe el resto del camino.

Fué un 22 de Enero de 1.970, sobre las 13 h 30' cuando se desmoronó el último reducto inquebrantable de una voluntad, la de mi esposa, hasta entonces instalada en el “no es no”, vencida por el asedio amoroso, constante, persuasivo y machacón que durante durante seis meses fué minando sus defensas hasta convertir ese “no” en un sí y para siempre.No fué nada fácil derribar una fortaleza que parecía inexpugnable, pero mereció la pena.

Gran parte de los momentos importantes y felices que después se han sucedido en nuestras vidas tienen su origen en aquel sí a un noviazgo que se inició aquel día, ya muy lejano, con un tímido sí lleno de incertidumbres y miedos ante un futuro por hacer.
 Más historias en torno a fechas significativas en el blog de nuestro amigo Juan Carlos


9 de marzo de 2017

Este jueves un relato: BON APPETIT


Mis musas andan algo oxidadas por desuso, razón por la cual, no queriendo faltar a la cita literaria y gastronómica con nuestra anfitriona y amiga Nieves, que tan amablemente nos ha invitado a su mesa, vuelvo la vista atrás y me incorporo a la fiesta aportando dos platos de la cocina cordobesa con los que ya os obsequié en otra ocasión. Confío en que su sencillez y sabor os cautiven como lo hacen conmigo.



SONETO AL SALMOREJO CORDOBÉS

Mojo primero el pan con diligencia,
para después prensarlo con esmero.
Agrego un diente de ajo lo primero,
de momento, ya veis, no tiene ciencia.

Aplico ahora, algo de la sapiencia
que debe distinguir a un cocinero,
con toque de vinagre, algo ligero,
tomate, sal y aceite, con paciencia.

Bato después la mezcla con firmeza
y tamizo orgulloso el resultado
de esta mezcla sublime en su simpleza.

Por remate, decora su pureza,
aceite, jamón y huevo troceado.
Cordobés salmorejo, ¡qué belleza!
Pepe





SONETO AL FLAMENQUIN CORDOBES

A un filete de cerdo bien jugoso,
golpéalo con saña contundente,
tápalo con jamón alegremente
y enróllalo en canuto delicioso.

Báñalo luego en huevo generoso,
rebózalo  después rapidamente,
y al freirlo con aceite muy caliente,
surgirá el flamenquín, plato sabroso.

Sobre patatas fritas acostado
y algo de mahonesa, si apetece,
ya puede el flamenquín ser devorado.

Si probais y os complace, estoy salvado.
Juro que la receta lo merece.
En Córdoba nació y está probado.
Pepe 


Si  os habeis quedado con hambre, podeis saciarla más y mejor en los blogs del resto de compañeros cuyos vínculos podreis encontrar en el comedor de nuestra amiga y compañera de letras, Nieves

23 de febrero de 2017

Este jueves un relato: HISTORIAS DE UNA ESCALERA

Con la autoestima rota y el alma amoratada, camino apesadumbrado, lentamente, como si me produjera un insano placer ese cansino caminar, extrema laxitud, pasos del que nada espera porque absolutamente todo le ha sido ya negado.

Todo empezó con una carta de despido impersonal y fría. Ese fue el primer escalón, descenso a los infiernos, de una escalera cuyos peldaños me han ido desposeyendo de todo lo que era.

Después descendí por otros no menos crueles y empinados. El primero lo constituyó una peregrinación, curriculum en ristre, a lomos de mis 55 años, en un voluntarioso afán por conseguir otro trabajo, que tras meses de infructuosa búsqueda, se me mostró imposible.

Una vez consumidos los escasos ahorros que tenía, otro peldaño más, asistí impotente al desahucio de mi hogar. ¿Donde quedaban ahora mis amigos?. Seguía descendiendo.

En los que intuyo tramos finales de mi aniquilación, una maleta vieja conteniendo mis escasas pertenencias, unos cuantos cartones , una esterilla, y un carrito robado en un supermercado, me avergüenza confesarlo, acaban siendo todo el bagaje que me queda para afrontar la vida.

Ahora, mientras desciendo las escaleras del Banco de Alimentos, aguardando mi turno en la cola del hambre y la miseria, apenas soy algo más que un puñado de andrajos, un ruido de tripas y un .fétido y etílico aliento.

Ya he llegado al punto de distribución. Estoy de suerte. Es el último paquete de comida. Tras de mí, una chica joven con una criatura de pocos años, asiste desolada a su tragedia. Para ella ya no hay. 

Un golpe en mi conciencia, reminiscencia de la humanidad que algún día tuve, me hace apartarme y cederle mi lugar, sabiendo que la cornada del hambre hasta mañana, no me dolerá tanto como dejar a esa criatura sin comida. Tal vez, ese vertiginoso descenso no me haya hecho perder del todo aún lo que un día fui, tal vez dentro de mi, anide todavía, incomprensiblemente, un ser humano.

Si os apetece aventuraros en otras historias de escaleras, podeis hacerlo en casa de nuestra amiga Charo

9 de febrero de 2017

Este jueves un relato: EL PROTAGONISTA INVISIBLE

Fotografía robada descaradamente a la modelo

Si en un hipotético proceso de selección tuviera que buscar en mi círculo de amigos y conocidos alguien que fuera fiel exponente del optimismo, la vitalidad desbordante, las ganas de vivir, el espíritu aventurero, el carácter alegre y que al mismo tiempo representara la generosidad, el desprendimiento, la predisposición a colaborar siempre, para quien la amistad ocupara un lugar destacado en su escala de valores, seguramente ella sería una seria candidata.

Si además, esa persona tuviera que ser el vivo retrato de la sensibilidad a flor de piel, si fuera requisito imprescindible para ser elegida el estar especialmente dotada para expresiones artísticas como la fotografía, la pintura, la literatura y pertenecer al universo juevero en el que todos orbitamos, la búsqueda me llevaría necesariamente más allá del Atlántico, al Cono Sur, a Uruguay, un pais pequeño en extensión pero grande en Historia a encontrarme con mi amiga Vivian, más conocida como Cas o Cass o Casss, que de las tres formas la he visto nombrada

Su generosidad ha hecho posible ese encuentro en varios puntos de la geografía española desde aquel lejano día de 2011 en Valencia en el que, sin necesidad de habernos visto antes, nos reconocimos, nos abrazamos y entablamos una amistad de la que estoy íntimamente satisfecho y que hasta el día de hoy no ha hecho sino crecer.

Por último destacar que si me sacudiera un golpe de fortuna que me hiciera posible viajar frecuentemente, seguiría sin duda alguna la estela trashumante de mi amiga, un espíritu inquieto que necesita amplios y variados horizontes por los que moverse.

Podeis encontrar más protagonistas invisibles en el blog de nuestra amiga Encarni (Brisa de Venus)

3 de febrero de 2017

Este jueves un relato: DIAS DE LLUVIA O NIEVE

Esta semana nuestra amiga Inma nos iinvita a escribir sobre la lluvia o sobre la nieve. Aprovecho esta doble sugerencia para escribir sobre las dos cosas, aunque con la brevedad que los haikus me permiten. 

Blanca de luna,
la nieve sobre el árbol
besa las ramas. 

Lluvias de otoño,
penetrais en la tierra
creando vida.


 
Aguas de lluvia.
Regueros en la tierra
buscando mares.

Podeis encontrar más aportaciones de lluvia o nieve en el blog de nuestra amiga Inma Blanco


28 de enero de 2017

Cierre de convocatoria 20170126 SOLEDADES


Transcurrida la semana, me toca cerrar la convocatoria juevera que bajo el tema SOLEDADES, he tenido el privilegio de coordinar para vosotros.

No creo que haya quedado una manifestación de la soledad o las soledades que no haya sido abordado y desarrollado convenientemente por la creatividad, siempre a flor de piel, de los jueveros.

A pesar del tema a tratar, no me he sentido solo en absoluto. He estado muy bien acompañado por todos vosotros. Creo que 29 participantes son una muy buena participación, por lo que estoy satisfecho y enormemente agradecido.

Agradecido no sólo a los que habeis participado con vuestras aportaciones, sino también a todos aquellos que leyéndonos y comentándonos nos enriquecen y estimulan.


Paso el testigo de la próxima semana a nuestra compañera Inma Blanco.

26 de enero de 2017

Este jueves un relato: SOLEDADES (Mi aportación)


Reconozco que tengo un enorme defecto que me imposibilita ser escritor. Escribo desde el corazón y me cuesta enormemente escribir "por encargo" si la propuesta no me hace pensar en experiencias vitales propias sobre el tema propuesto.

Ahora, afortunadamente,  no siento la soledad, ni tan siquiera deseo la soledad buscada. Tengo que remontarme a otra época de mi vida en que sí la sentí de una forma desgarradora y cruel para traer al momento presente las palabras que surgieron de mi corazón como un torrente en aquellos días aciagos.  Hoy no podría describir la sensación de soledad mejor que entonces. Alguno de vosotros las recordará sin duda.

RADIOGRAFIA DE LA ABSOLUTA SOLEDAD

Me gustaría llevar a vuestra mente el argumento de una animación mil veces repetida.

Un personaje está sentado confortablemente en el salón de su casa, al calor de la chimenea, disfrutando de su lectura preferida, mostrándonos una estampa de absoluta serenidad, tranquilidad, felicidad.

Repentinamente, la escena comienza a descomponerse. Las paredes desaparecen, el mobiliario desaparece, todos los objetos van desapareciendo paulatinamente, la llama primero y la chimenea después, desaparecen, el libro desaparece, el sofá en el que estaba sentado desaparece y, finalmente, el mismo protagonista de la confortable escena hogareña se desvanece y queda la NADA con mayúsculas.

Todo ello con una música truculenta y loca que nos lleva a la sonrisa cuando no a la franca carcajada.

Los seres humanos, somos un poco como el personaje de esta animación.

Nos rodeamos de anclajes que soporten nuestro desarrollo personal. Nuestros libros preferidos, nuestra música, nuestras aficiones todas, nuestros afectos y desafectos, nuestro entorno físico, nuestro entorno personal, familia, amigos, compañeros, nuestra religión, etc.

Pues bien, a veces un suceso muy traumático viene a destrozar por completo uno de los pilares que soportan nuestra vida, removiendo y destrozando por completo esos anclajes que nos hemos ido procurando para nuestra serenidad, tranquilidad, felicidad.

No se marchan como en la animación. Los libros están ahí, pero la apatía más absoluta te lleva a no abrirlos siquiera. La música sigue sonando pero ya no nos transmite emociones, Los caminos que nos gustaba recorrer, siguen ahí, pero nuestros pies son incapaces de dar un paso para recorrerlos, nuestros familia y nuestros amigos están ahí, pero difícilmente llegan a ser acicate para levantarnos, aunque lo intenten hasta la saciedad. La religión está ahí, pero sólamente nos confunde y aturde. Como en la animación, para el protagonista todo ha desaparecido, todo se ha esfumado, y como en la animación, el mismo protagonista, aturdido y desequilibrado, no desaparece, aunque le gustaría, pero cae.

La escena en su esencia es la misma, pero aquí no hay sitio para la sonrisa y menos aún para la estruendosa carcajada.

Sólo queda el hombre y su más absoluta soledad, el hombre y su más feroz desesperación, el hombre y su frustración, el hombre y sus enormes ganas de desaparecer, de esfumarse, de no estar en una escena que para el ya no tiene más contenido que él mismo.

 Para completar mi aportación a esta semana de soledades, os dejo el siguiente hayku, una pequeña reflexión sobre la soledad.

DOS ALMAS SOLAS,
AL UNIR SUS DESTINOS.....
¿DOS SOLEDADES?

Ese jueves un relato. SOLEDADES. Relación de particiipantes

Van llegando las aportaciones jueveras de esta semana para el tema propuesto por nuestra querida amiga Leonor. Creo interpretar el sentir de todos los compañeros y amigos si desde aquí le transmito a ella, nuestra amiga y compañera, todo el cariño y el ánimo de los que formamos parte de esta gran familia juevera en estos tristes momentos para ella por el fallecimiento de su madre.

Iré incorporando vuestras aportaciones por orden de publicación en esta misma entrada. Como siempre que coordino os digo, si teneis constancia de que algún compañero ha publicado y no me ha dejado el vínculo, os ruego me lo comuniqueis para que nadie se quede fuera de la convocatoria por despiste

Los compañeros que ya se han sumado a la convocatoria juevera de esta semana son los siguientes:

01.- Gustavo
02.- Campirela
03.- Montserrat Sala
04.- Carmen Andujar
05.- Alfredo
06.- San
07.- Fabián
08.- Yo mismo 
09.- Diva
10.- Maribel Lirio
11.- Tracy
12.- Neogéminis
13.- Cristina
14.- Noa
15.- Mag
16.- Rosa
17.- Ame
18.- Yessy Kan
19.- Charo
20.- María Perlada
21.- Nieves
22.- Sara
23.- Inma
24.- Sindel
25.- Verónica
26.- Miralunas
27.- Demiurgo
28.- Juan Carlos 
29.- Roxana

22 de enero de 2017

Este jueves un relato: SOLEDADES

Esta semana tomo el relevo de nuestra querida amiga Leonor, a la que le tocaba llevar la coordinación de nuestro jueves literario. Ella por circunstancias dolorosas y adversas no puede hacerse cargo y yo, gustosamente, asumo la coordinación del mismo respetando la propuesta que ella tenía pensada. Escribamos de soledades. ¿´Quién no ha sentido alguna vez el peso de la soledad más absoluta?, esa sensación de que falta todo, de que nada tiene sentido, de que un abismo se abre bajo los pies, de que arriba y abajo, al frente y detrás, a un lado y a otro, no hay nada, absolutamente nada, aunque estemos rodeados de una multitud?. Hablemos de esas soledades, pero también de aquellas soledades buscadas, deseadas, oasis en nuestra agitada vida que nos aportan serenidad y nuevas energías.

Espero vuestras aportaciones. Os recuerdo que las normas que rigen nuestra convivencia juevera las podeis ver reflejadas al detalle en:
Recomendaciones para los jueves literarios

Espero vuestra aportaciones aquí, en mi rinconcito. Me gustaría contar con una numerosa asistencia. Gracias anticipadas.

12 de enero de 2017

Este jueves un relato. ¿JUEGAS CONMIGO?


Nací en un barrio humilde. Apenas si había tráfico por sus calles. Los escasos coches que transitaban, muy de tarde en tarde, lo hacían por un pavimento de cantos rodados con un acerado constituido por grandes e irrregulares losas de granito. 

Los recursos escaseaban. Muchas de las casas carecían de agua potable y la energía eléctrica sufría cortes intermitentes con gran frecuencia. 

No faltaban sin embargo la alegría, las ganas de jugar, las ansias de vivir. Esas calles eran el escenario que propiciaba una estrecha convivencia. Los juegos infantiles, múltiples y variados, tenían un elemento común a todos ellos. Hacían necesaria para su desarrollo, la concurrencia física de cuantos más niños mejor. Jugábamos al escondite, a policías y ladrones, a las canicas, al balón, a pídola, juegos todos físicos y participativos que facilitaban la cercanía, la amistad, el contacto, la comunicación. Para guerrear con el enemigo, bastaban dos tablillas y un trozo de cuerda con las que construir una espada. 

No estoy en contra de las tecnologías de la información. Internet y las redes sociales son sin duda una fuente inagotable de conocimientos y posibilidades de todo tipo. Sin embargo, esa enorme ventana abierta al mundo es a la vez, mal utilizada, un arma que nos aboca a la soledad, al aislamiento, a la incomunicación. 

Hoy, cada vez más, nuestros niños juegan en escenarios virtuales, teniendo como compañeros de juego las más de las veces a perfectos desconocidos en todo el mundo, pero desde un espacio tan reducido como una mesa de escritorio, librando batallas sin más armas ni actividades que las que le proporcionan el deslizar de unos dedos sobre un teclado.

Si quereis seguir jugando, os sugiero que os paseis por el rincón de nuestra amiga Verónica