Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

20 de julio de 2017

Este jueves un relato: MI MIEDO Y YO.

Si retorno por los senderos de la memoria hacia mi pasado más remoto, a mis años infantiles, vuelvo a rememorar con nitidez personajes que ahora, desde mi condición de adulto, casi viejo, se me antojan grotescos, burdos, personajes de opereta o de sainete cómico, que aterrorizaron mis dias y mis sueños nocturnos. El hombre del saco, las brujas, el sacamantecas, apariciones fantasmales, sombras inquietantes, elementos todos ellos, fruto de la mente calenturienta de unos adultos, con ideas kafkianas sobre educación, responsables directos de muchos traumas infantiles.

Afortunadamente, Mis miedos actuales en su mayoría, son miedos domésticos, de andar por casa, sin mordiente, nulos en su capacidad de aterrorizar, casi entrañables, incapaces de alterar mi estado de ánimo, provocando, en el peor de los casos, una ligera inquietud.

Digo en su mayoría, porque como humano que soy, no puedo sustraerme al influjo de esa emoción, el miedo, que está presente en mayor o menor medida en todos nosotros.

Dos son, fundamentalmente, los miedos que me inquietan sobremanera. Son miedos que conciernen al mañana. Por un lado, miedo a que la vida, sus circunstancias y mi incapacidad de sobreponerme a ellas, minimicen o anulen mi capacidad de amar, miedo a que se vaya endureciendo, formando costra, ese rinconcito de mi alma donde tienen cabida sentimientos como la solidaridad con mis semejantes, mi rebelión contra las injusticias, mi deseo de ayudar siempre, de ser útil. Miedo a dejar de ser, en esencia, un hombre bueno.

Mi otro miedo, no menor pues me aterra, es la posibilidad de perder la capacidad cognitiva, la capacidad reflexiva, que la acción del tiempo acabe difuminando mi memoria hasta el punto de convertir, por ejemplo, a mis hijos en mis padres o en unos perfectos desconocidos. No me da miedo el deterioro físico, pero sí me da miedo, mucho miedo, perder el mayor de los dones que nos ha concedido la madre Naturaleza, el don de pensar, de razonar, de recordar, de comunicarnos.

Relación de participantes convocatoria día 20/07/2017





Van llegando los primeros participantes en este jueves literario en el que escribimos sobre nuestros miedos. Iré dejando constancia de su participación en riguroso orden de llegada.
Insistir nuevamente en que, si alguno de vosotros observais la participación de un compañero que no me lo haya comunicado, os ruego me lo hagais saber para enlazarlo igualmente. De momento, son los siguientes:

01.- Fabián Madrid
02.- Inma Blanco
03.- Piksi
04.- Campirela
05.- Ame
06.- Yessy Kan
07.- Montserrat Sala
08.- Mar
09.- Carmen Andujar
10.- Pepe (mismamente, yo)
11.- Tracy
12.- San
13.- Dafne Sinedie
14.- Rosa Desastre
15.- Charo
16.- Neogéminis
17.- Roxana
18.- Noa 
19.- El Demiurgo de Hurlingham

16 de julio de 2017

Este jueves un relato: MI MIEDO Y YO


Esta semana os convoco a escribir sobre una emoción que a todos nos invade en algún momento de nuestra vida, una emoción que constituye un mecanismo de defensa, que nos pone en alerta.

Unas veces esa alerta está justificada porque nos prepara para huir u ocultarnos de un peligro real, otras no deja de ser un reflejo de nuestras debilidades, de nuestras inseguridades. Estoy refiriéndome al MIEDO, a los miedos que todos padecemos ante multitud de situaciones distintas.

No quiero exponer para vosotros un catálogo de miedos porque es tan amplio y extenso como amplias y extensas son las situaciones a las que se enfrenta el ser humano susceptibles de ser fuente de miedos. Eso lo dejo a vuestra imaginación, a vuestras experiencias vitales, a vuestra habilidad para dibujar esas situaciones y darles forma de relato.

Os espero en mi rincón desde el jueves a las cero horas y hasta el viernes a las doce de la noche.  Las normas a las que todos debemos atenernos, vosotros como participantes y yo como conductor, están reflejadas en Recomendaciones para participantes en los jueves literarios.




19 de mayo de 2017

Este jueves un relato: MI RELACION CON EL MAR


En esta semana en que algunos de nuestros compañeros tienen la fortuna de reunirse en el VIII encuentro juevero, en la ciudad de Barcelona, teniendo como anfitrionas a nuestras queridas amigas Carmen y Montserrat, he querido sumarme a la propuesta que allí desarrollarán bajo el lema de MI RELACION CON EL MAR. Mi corazón ha viajado hasta allí, aunque yo en esta ocasión no he podido hacerlo. Aporto dos poemillas inspirados en ese Mediterráneo que baña las costas de esa maravillosa ciudad que ahora les acoge. Espero que sean de vuestro agrado.

EL COLOR DEL MAR

Tu tienes mar el color,
de los ojos que te miran.
Mil colores tienes, mar,
pues los ojos que te miran
nunca te verán igual.


MARE NOSTRUM

Mar interior, Mar Nuestro, mar amado,
mar de suaves  mareas, mar en calma,
mar por héroes y dioses navegado,
mar de cálidas aguas, mar con alma.

Mar que habitas mi ser y que lo llenas
de tu luz, de tu sal, de tu hermosura,
mar que arrullas mis sueños con ternura,
mientras amante besas mis arenas.

Atardeceres rojos cada día.
Serena como tú, sin temporales,
se refugia mi nave en tu bahía.

Mansas tus olas. Mi alma serenada
escucha sus sonidos celestiales,
sintiendo al fin, mi casa, sosegada. 

Más acercamientos al mar, a cualquier mar, los podeis encontrar en casa de nuestra amiga Encarni

5 de mayo de 2017

Este jueves un relato: "EL ESCENARIO ES SUYO"

AMANECER

Borda el sol, rayando el día,
con filigrana dorada,
las aristas de las sierras,
los barrancos y quebradas.

Recupera el corazón aletargado
del bosque, su latido,
lubrica el rocio, de húmedo
amor, la fresca hierba. 

Puntas de flecha, pasan las aves
desperezando el vuelo,
malva de sol y nubes,  
  los caminos del cielo. 

Lentamente la noche se retira.
 Brillante claridad,  blanco corcel,
retorna luminosa la mañana.
Comienza un nuevo día.
 
Lago sereno,
bajo tu superficie
fluye la vida.
 
 
Más aportaciones sobre imágenes propuestas, en casa de nuestra amiga Roxana

21 de abril de 2017

Este jueves un relato: UN RELATO CON FECHA


Retrocedo en el tiempo, echo la mirada atrás y son muchas las fechas importantes sobre las que podría escribir largo y tendido. Algunas me sumergen en la tristeza cuando pienso en ellas, razón por la cual procuro no hacerlo, aunque no siempre lo consigo. Otras, por el contrario, son fechas cuyo recuerdo me satisface y reconforta, fechas en las que la felicidad fué la protagonista absoluta de sus horas.

De estas fechas en que la felicidad me embargaba, sólo una de ellas marcó nítidamente un antes y un después, línea divisoria entre mi vida anterior y la que sobrevino tras ella , aportándome un bienestar que se ha perpetuado hasta el momento actual y que confío en que me acompañe el resto del camino.

Fué un 22 de Enero de 1.970, sobre las 13 h 30' cuando se desmoronó el último reducto inquebrantable de una voluntad, la de mi esposa, hasta entonces instalada en el “no es no”, vencida por el asedio amoroso, constante, persuasivo y machacón que durante durante seis meses fué minando sus defensas hasta convertir ese “no” en un sí y para siempre.No fué nada fácil derribar una fortaleza que parecía inexpugnable, pero mereció la pena.

Gran parte de los momentos importantes y felices que después se han sucedido en nuestras vidas tienen su origen en aquel sí a un noviazgo que se inició aquel día, ya muy lejano, con un tímido sí lleno de incertidumbres y miedos ante un futuro por hacer.
 Más historias en torno a fechas significativas en el blog de nuestro amigo Juan Carlos


9 de marzo de 2017

Este jueves un relato: BON APPETIT


Mis musas andan algo oxidadas por desuso, razón por la cual, no queriendo faltar a la cita literaria y gastronómica con nuestra anfitriona y amiga Nieves, que tan amablemente nos ha invitado a su mesa, vuelvo la vista atrás y me incorporo a la fiesta aportando dos platos de la cocina cordobesa con los que ya os obsequié en otra ocasión. Confío en que su sencillez y sabor os cautiven como lo hacen conmigo.



SONETO AL SALMOREJO CORDOBÉS

Mojo primero el pan con diligencia,
para después prensarlo con esmero.
Agrego un diente de ajo lo primero,
de momento, ya veis, no tiene ciencia.

Aplico ahora, algo de la sapiencia
que debe distinguir a un cocinero,
con toque de vinagre, algo ligero,
tomate, sal y aceite, con paciencia.

Bato después la mezcla con firmeza
y tamizo orgulloso el resultado
de esta mezcla sublime en su simpleza.

Por remate, decora su pureza,
aceite, jamón y huevo troceado.
Cordobés salmorejo, ¡qué belleza!
Pepe





SONETO AL FLAMENQUIN CORDOBES

A un filete de cerdo bien jugoso,
golpéalo con saña contundente,
tápalo con jamón alegremente
y enróllalo en canuto delicioso.

Báñalo luego en huevo generoso,
rebózalo  después rapidamente,
y al freirlo con aceite muy caliente,
surgirá el flamenquín, plato sabroso.

Sobre patatas fritas acostado
y algo de mahonesa, si apetece,
ya puede el flamenquín ser devorado.

Si probais y os complace, estoy salvado.
Juro que la receta lo merece.
En Córdoba nació y está probado.
Pepe 


Si  os habeis quedado con hambre, podeis saciarla más y mejor en los blogs del resto de compañeros cuyos vínculos podreis encontrar en el comedor de nuestra amiga y compañera de letras, Nieves